Opinión Opinión Mundo

El Coronavirus inicia la Crisis Financiera Mundial Diseñada en 2008. Subprimes 2.0, bonos basura y zombis. Análisis

Pablo Heraklio

Fuente: Kaos en la Red

Lo que creíamos que eran tareas inconclusas, flecos, después de la Gran Recesión de 2008 resultó ser un plan premeditado por la Fed para regenerar la crisis cíclica que permite la concentración de capitales. Otro. Las mismas técnicas con los mismos actores que en aquel entonces con unas técnicas y procedimientos constantemente denunciados. Llevan haciendo lo mismo desde hace 500 años pero no hemos aprendido aún cómo frenarlos. Ahora lo que podemos esperar son de 2 a 5 años de purga general y 10 de concentración de capitales para volver a empezar con el ciclo expansivo. Malditos capitalistas.

El artículo se escribió el mismo día del inicio de la guerra del petroleo entre Arabia Saudita y Rusia, que acabaría afectando definitivamente a EEUU, por lo que no pudo analizar el impacto extra de una nueva crisis en la economía. Nos huviesemos «reído».

Salud! PHkl/tctca
_________________
Traducción tarcoteca – Financial Meltdown: The Impending Credit Crunch; The Next Shoe to Drop? – Global Research 10.3.2020 Mike Whitney

Los violentos giros de la semana pasada en el mercado de valores son el resultado de un tira y afloja entre dos grupos de inversores bien representados. Un grupo cree que el Coronavirus tendrá un impacto severo en la economía global, lo que empujará aún más a las acciones al rojo, mientras que el otro grupo cree que la Fed intervendrá una vez más en el mercado y salvará el día. Es probable que el asunto se resuelva tan pronto como la próxima semana, ya que el goteo, el goteo y el goteo de malas noticias continúan atenuando las expectativas de los inversores, intensificando aún más la liquidación.

La percepción de los inversores sobre el papel de la Reserva Federal en impulsar las manifestaciones, la microgestión de los mercados y la provisión de una red de seguridad cada vez que las acciones caen, ha alcanzado un punto crítico. Durante la última década, las bajas tasas del Banco Central, la liquidez sin fin y las frecuentes intervenciones han condicionado a los inversores a ignorar los fundamentos básicos de economía y basar sus decisiones en la política acomodaticia de la Reserva Federal. Esto es, cuando la Fed recorta su balance general para reducir su reserva de valores respaldados por hipotecas (MBS), los inversores «venden» y cuando la Fed proporciona $ 400 mil millones en préstamos a bajo interés a los prestatarios en el mercado de repos [mercado de transacciones aseguradas por el tesoro], los inversores «compran».10 efemérides de América del Sur del año 2019 (parte 2)

El impacto del coronavirus en las acciones ha erosionado la confianza en la Reserva Federal y está invirtiendo gradualmente años de condicionamiento pavloviano que fomentó la creencia en la omnipotencia de la Reserva Federal. Esto no es poca cosa. Cuando los inversores finalmente se den cuenta de que la Fed ha perdido el control del sistema, es probable que los precios de las acciones caigan bruscamente. Y, dado que los tres índices principales [DJ, S&P, Nasdaq] se han triplicado en la última década, no se sabe cuánto bajarán los precios.

El mercado de bonos refleja el pánico a una nueva crisis

A pesar de los fuegos artificiales en la bolsa [renta variable], lo más importante sucede en el mercado de bonos [renta fija]. Es el mercado de bonos el que indica que no hay inflación, ni crecimiento y que hay un estancamiento económico interminable hasta donde alcanza la vista. Ese es el veredicto inamovible del bono del Tesoro estadounidense de referencia a 10 años cuyos rendimientos se hundieron a un mínimo histórico de 0.709% la semana pasada.

Lo que esto significa es que los inversores están tan aterrorizados que están dispuestos a prestar dinero al gobierno por debajo de la tasa de inflación. En otras palabras, preferirían perder dinero y sentir que su inversión es segura, a arriesgarse con cualquier otro bono o garantía. Esta es una expresión pura del miedo que actualmente se apodera de Wall Street.

Los bonos a 10 años a su precio actual equivalen a un incendio de 5 alarmas en el corazón de la economía global. Es una sirena que advierte al público que las bombas económicas ya han sido lanzadas pero aún no han alcanzado sus objetivos.

También es una señal de desesperación con respecto al futuro económico del país, así como una acusación de la mala gestión del sistema financiero de la Fed. Los operadores de bonos básicamente abandonaron toda esperanza de beneficios, vendieron sus activos de riesgo y se precipitaron a un refugio que esperan que los proteja de la tormenta que se aproxima. ¿Exagero?

De ningún modo. Los bonos del Tesoro de EEUU ahora tienen un precio para un evento que empequeñece el 11 de septiembre y hace que la crisis financiera de 2008 parezca un paseo por el parque. En ambos casos, los operadores de bonos fueron más optimistas de lo que hoy son.

Esta no es una teoría que yo voy diciendo por aquí, es la realidad sobre el pesimismo generalizado que se manifiesta en el rendimiento a los 10 años, un rendimiento que es más bajo que en cualquier otro momento de su historia. Lo que nos dice es que los mercaderes de bonos piensan que saben algo que los compradores de acciones no saben. Los inversores bursátiles siguen buscando una luz en el túnel mientras los operadores de bonos gritan «Es el fin del Mundo».

El fin del mundo de los mercados de valores

La semana pasada, los precios del petróleo cayeron casi un 10% en un día. Las aerolíneas un 30% menos o más. La industria del turismo se ha visto afectada, al igual que las empresas de tecnología, fabricas, bienes duraderos, etc. Todas las industrias de renombre; Intel, Boeing, Dupont, Apple, 3M, Nike, Cisco se han visto afectados por la venta masiva. Lo mismo ocurre con Bezos, Zuckerberg, Gates, Buffett, Ellison, Musk, están acumulando miles de millones en pérdidas por un virus muy contagioso que ahora está arraigando en Estados Unidos. El precio actual del bono a los 10 años simplemente refleja la carnicería que los inversores ven a su alrededor, así como los problemas que anticipan en el futuro.

Aquí una reseña de un artículo en el Wall Street Journal que subraya este punto:
<<Una disminución dramática en los rendimientos de los bonos a largo plazo esta semana está revolviendo el libro de recetas recientemente actualizado de la Reserva Federal para contrarrestar una recesión … Los inversores se han apresurado a comprar valores del Tesoro de Estados Unidos a largo plazo esta semana [valor refugio], lo que refleja los crecientes temores de que el nuevo coronavirus produzca un un fuerte golpe a la actividad económica y una crisis crediticia para las empresas que corren el riesgo de recesión.

<<Si se produjera una recesión en este entorno de bajas tasas de interés, la Fed podría enfrentar a situaciones que a las que «no se enfrentó incluso durante la Gran Recesión», dijo el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, en una conferencia el viernes en Nueva York … con los ratios de tasas del largo plazo cayendo a nuevos mínimos, la Fed «puede no ser capaz de volver a usar las herramientas que usó hace 10 años. Este es el elefante en la habitación.

Rosengren dijo que, sin una respuesta fiscal más fuerte, la Fed necesitaría pedir al Congreso nuevas herramientas para estimular el crecimiento, como permitir que el banco central compre una gama más amplia de valores o activos que tan solamente los bonos garantizados por el gobierno que son los actualmente permitidos por ley. Mencionó que jos bancos centrales de otros países ya han comprado bonos corporativos y otros activos del sector privado. A parte, Rosengren dijo que la Fed podría considerar una facilitación del préstamo para comprar bonos de mayor riesgo, pero solo si el Tesoro acordara absorber las pérdidas crediticias…

Qué significa eso?

Significa que la Fed ya está planeando su próximo gran rescate financiero. 
La Fed quiere que el Congreso le otorgue el poder de comprar acciones para mantener el mercado artificialmente alto y abandonar cualquier pretensión de que los precios se restablezcan en un mercado libre de acuerdo con la dinámica de la oferta y la demanda.

Significa que la Reserva Federal quiere comprar la deuda basura de corporaciones sobredimensionadas que han estado vendiendo sus bonos basura a inversores crédulos que no se dieron cuenta de que el dinero se estaba utilizando para aumentar el precio de las acciones para que los CEO pudieran obtener más comisiones.

Significa que la Fed quiere luz verde para derrochar billones de dólares en sus amigos corruptos en Wall Street que manipularon el sistema para que explote cada 10 años, empujando a más familias fuera de la clase media, ampliando el abismo de la desigualdad y enriqueciendo aún más los parásitos de la cumbre de la curva de distribución.

Más importante aún, significa que estamos al borde de otra crisis financiera cuyo epicentro será la deuda corporativa y los préstamos apalancados, hecho que la Fed conoce desde hace más de 4 años, pero decidió ignorar para que sus amigos pudieran seguir estafando a Inversores crédulos.

Echemos un vistazo a este artículo titulado «El mercado de crédito sufre el peor día en una década de virus»:
<<Los mercados de crédito de EEUU están sufriendo su peor día en una década a medida que se intensifican los temores de que la propagación del coronavirus dañe los ingresos corporativos y la capacidad de algunas empresas para pagar su deuda. Si bien las acciones se han vendido en las últimas dos semanas de manera dramática, la caída del crédito se había dado en gran medida de forma ordenada hasta ahora, dicen los operadores del mercado. Están ofertando valores aún más bajos para operar, lo que hace que los costos de transacción sean mucho más altos. Para algunos, es la primera vez que experimentan tanta volatilidad en sus carreras …

<< Se siente muy levemente”, dijo Jerry Cudzil, jefe de operaciones de crédito de Estados Unidos del TCW Group. El mercado es poco líquido, y los compradores están marcando su precio, dijo … También ha sido difícil atraer nuevas ofertas de deuda, para aquellos lo suficientemente valientes como para aprovecharse de los mercados …

<< En otros mercados, como los préstamos apalancados, los prestatarios ni siquiera están tratando de ofrecer nuevos contratos, o están reconsiderando los planes para hacerlo. Alkermes Plc, Thryv Holdings y Lakeview Loan Servicing [inversores globales milmillonarios] retiraron las ofertas planeadas para el viernes, lo que eleva el total a siete acuerdos retirados esta semana. Solo se emitió un acuerdo esta semana por $ 380 millones, el volumen más bajo de 2020 hasta ahora «. («El mercado crediticio sufre el peor día en una década sobre la pérdida de virus«, Bloomberg)

Qué significa?

Significa que las cosas por los mercados crediticios se están poniendo muy mal, muy rápido.Significa que las empresas que necesitan dinero no pueden obtenerlo y, por lo tanto, no podrán renovar sus deudas.Significa que la política de dinero fácil de la Fed ha creado un nuevo fenómeno «subprime» en el mercado de bonos corporativos multimillonarios y préstamos apalancados que desencadenará una sucesión de incumplimientos en serie que endurecerán los préstamos, bajarán los precios de las acciones y causarán estragos en el Mercados de crédito.Aquí hay más en un artículo del Ambrose Evans Pritchard del Telegraph:<<Existen crecientes riesgos de una crisis crediticia en los sectores vulnerables del mercado de bonos corporativos. $ 3’4 billones de deuda estadounidense revolotean precariamente justo por encima del grado basura, amenazando con incendiar la crisis financiera. Una franja de empresas altamente endeudadas enfrenta un incipiente choque de financiación y corren el riesgo de quedar excluidas de los mercados de capitales a medida que la epidemia del COVID-19 se convierte en una crisis global,  ha advertido Standard & Poor’s…Una nueva oleada de subprimesSi bien el drama principal para los mercados está en la bolsa, los veteranos de recesiones pasadas están prestando más atención a la fontanería del sistema de crédito. El problema en la financiación de préstamos y derivados de crédito es donde la metástasis ocurre invariablemente al inicio de las crisis financieras …Pero lo que les preocupa aún más es un gran tramo de valores con calificación BBB [de baja calidad] que se ha multiplicado por cinco desde 2008 hasta los $ 3.4 billones y se encuentran al borde del acantilado. El susto más leve podría conducir a una cascada de rebajas.La OFR también advirtió que la mayor parte del mercado de préstamos apalancados de $ 2’4 billones está empaquetado en obligaciones de préstamos colateralizados en términos «cov-lite» con escasa protección para los acreedores y ahora es un accidente a la espera de que suceda [la nueva definición de subprime]. «Los CLO pueden tener un peor desempeño en la próxima recesión que el que tuvieron en la crisis (de Lehman)», dijo.Además de esto, el Banco de Pagos Internacionales advierte que la proporción de compañías «zombies» con ganancias insuficientes para cubrir los pagos de la deuda ha aumentado a 12%. Las tasas de interés negativas en Europa han pospuesto el día del ajuste de cuentas para estos «muertos vivientes», pero una vez que los ingresos comiencen a evaporarse, el final estará cerca … «. (“Coronavirus threatens a global credit crunch and a cascade of bond downgrade”, The Telegraph)Así que, aunque el mercado de valores está atrayendo toda la atención, el peligro real se encuentra más allá de la superficie, en los bonos corporativos y en los préstamos apalancados, dos bombas que podrían explotar en cualquier momento, precipitando una ola de incumplimientos que aumentara las presiones deflacionarias y abrirían el camino para otro financiamiento crisis. Esta es la razón por la cual la Fed quiere que el Congreso despliegue nuevamente su kit de herramientas para que pueda implementar políticas radicales que salven a sus socios mientras los tanques de la economía real, las cartas de despido se acumulan y la gente trabajadora común es arrojada debajo del autobús.____________Fragmento del artículo – Global Financial Asset Deflation Underway: Prelude to Next ‘Great Recession’? – Global Research 10.3.2020 por Dr. Jack Rasmus[…]Resumen y conclusionesEn resumen, la economía capitalista global se está desmoronando financieramente, y pronto en términos reales.Los despidos masivos de trabajo en los próximos meses en los Estados Unidos son una posibilidad creciente. Eso impulsará a la economía estadounidense en una profunda contracción, ya que el consumo de los hogares, la única área que mantiene la economía estadounidense en 2019, ahora se une a la contracción.Queda por ver cómo la política monetaria y fiscal de los Estados Unidos puede restaurar la estabilidad económica dada su autodestrucción por parte de los políticos estadounidenses desde 2008. Las políticas de Trump no han sido diferentes a las de Obama, simplemente más generosas con los Estados Unidos y los inversores corporativos. Las políticas de Trump se describen mejor como «Neoliberalismo 2.0» o «Neoliberal con esteroides». (vea mi libro publicado en 2020, «El azote del neoliberalismo: la política económica de Estados Unidos de Reagan a Trump»).Estados Unidos y las economías mundiales están en camino de repetir la «gran recesión» de 2008-09 (o una peor). Solo que esta vez la política monetaria-fiscal tradicional es mucho menos efectiva. Es probable que se desarrollen respuestas políticas más radicales para tratar de estabilizar las economías capitalistas tanto en EEUU como en otros lugares (donde los problemas son aún más graves).Observemos atentamente, ya que la crisis iniciada en el lado financiero se moverá hacia el de las acciones (acciones), materias primas y divisas hasta los mercados de derivados y de crédito, especialmente los mercados de bonos basura y otros mercados de bonos corporativos.Observemos cómo la Fed intenta desesperadamente proporcionar liquidez a las empresas y los mercados a través de su canal Repo y QE, ya que sus canales de tasas tradicionales son ahora ineficaces.Y observemos cómo las economías avanzadas capitalistas estadounidenses y globales intentan coordinar nuevas respuestas de política fiscal a la crisis dual general de los sectores económicos financieros y reales del capital global.

MC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *