Destacados Pensamiento Crítico

Una historia de agua para cambiar

Riccardo Petrella

Fuente: Rebelión

Los dominantes actuaron rápido y sin problemas.

En enero de 1992, en la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre el Agua y el Medio Ambiente celebrada en Dublín, el Banco Mundial aprobó por primera vez en la historia el principio de que el agua ya no debe ser considerada esencialmente como un bien común, social, público, sino como un bien económico, un bien privado, según las leyes de la economía «occidental» dominante ( Cf. Cuarto Principio de Dublín » http://www.un-documents.net/h2o-dub .htm ). Este principio fue confirmado en la primera Cumbre Mundial de la Tierra de las Naciones Unidas en Río de Janeiro en junio de 1992.

En 1993 el Banco Mundial publicó el documento Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (IWRM), que rápidamente se convirtió en la «biblia» de la política hídrica a nivel de organismos internacionales mundiales como el BM, el FMI, la ONU y sus 26 agencias la OMC , OMPI, OCDE… Este documento establece la mercantilización, desregulación, liberalización y privatización del agua y los servicios de agua hasta el punto de imponerlos como «condicionalidad» a los países que solicitan préstamos al Banco Mundial. Este documento establece el principio del precio del agua basado en el » principio de recuperación total del costo «como herramienta clave para una gestión integrada y eficiente de los recursos hídricos, con independencia del carácter público o privado del capital de la empresa gestora.

El 22 de marzo de 1993 , las Naciones Unidas celebraron el primer Día Mundial del Agua . El suyo era promover y facilitar la difusión y culturización/aceptación por parte de todos los líderes mundiales y de la sociedad civil de los nuevos principios de la política mundial del agua, antes mencionados. Cada día internacional es una oportunidad para informar a la ciudadanía sobre temas relacionados con grandes temas como los derechos fundamentales, el desarrollo sostenible o la salud. Estos días son también una oportunidad para que el sistema de las Naciones Unidas, los gobiernos y la sociedad civil organicen actividades de sensibilización y movilicen recursos ”. (ver https://www.un.org/fr/observances/water-day )

En 1995-96, por iniciativa del Banco Mundial, en particular de su Vicepresidente de Medio Ambiente, un grupo de multinacionales privadas activas en el sector del agua (por ejemplo, Suez, Vivendi…) Con el apoyo de la parte «mainstream» del mundo «occidentalizado» de la ciencia y la tecnología (por ejemplo, la Asociación Internacional del Agua…) creó el Consejo Mundial del Agua (WWC-). En 1996, el Consejo lanzó el programa Global Water Partnership (GWP) y organizó por primera vez el Foro Mundial del Agua en 1997 .en Marrakech, que desde entonces se ha convertido en la reunión mundial trienal más grande y poderosa sobre el agua. El WWC se ha convertido así, entre otras cosas importantes, en el paraguas y soporte, directo o indirecto, logístico y financiero (en colaboración con agencias de Naciones Unidas y autoridades nacionales), de los cientos y cientos de eventos organizados por la sociedad civil y organizaciones locales. autoridades durante y fuera de los Días Mundiales del Agua.

En 2000 , la Unión Europea aprobó una importante directiva marco sobre el agua. El objetivo era promover la conservación y la calidad de los recursos hídricos de Europa. De esta manera, toda la política de gestión de los recursos hídricos y los bienes comunes relacionados se toma en consideración y se regula de acuerdo con los principios establecidos por el Banco Mundial y perfeccionados durante la década de 1990.

También en 2000, el segundo banco privado suizo más antiguo, Pictet, lanzó los fondos azules, es decir, la captación de capital destinada exclusivamente a financiar las actividades de las empresas cotizadas activas en el sector del agua (en particular, en el sector del tratamiento de aguas residuales). El éxito fue inmediato y significativo. La rentabilidad del capital del agua de Pictet sigue estando en lo más alto de los índices bursátiles en la actualidad. En 2002, en la segunda Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas en Johannesburgo, todo esto se fortaleció y consolidó, en particular los principios de mercantilización y monetización del agua y la financiarización de los servicios de agua (una de las herramientas clave siguió siendo «agua a precios asequibles»). .

En este sentido, en 2003 la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre el Financiamiento del Agua, celebrada en Montgomery, México, aprobó el informe «Cómo financiar el agua en el mundo» presentado por una comisión de expertos de la ONU presidida por el ex director general de la FMI, Michel Camdessus. El informe proponía, sin reservas ni compromisos, que la financiación adecuada y eficaz del agua debería basarse en la primacía de las finanzas privadas internacionales (mercados financieros globales) y en la forma en que operan sus instituciones.

En definitiva, a los pocos años (entre 1992 y 2003) todo se puso a punto. La globalización de la cultura de mercado, productivista, tecnocrática y financiera de la “gestión” de las aguas del planeta se ha impuesto en todo el mundo. El modelo dominante ha pasado a ser el sistema de gestión de infraestructuras a gran escala para la extracción, producción, distribución, uso y reciclaje del agua (todo el ciclo del agua) por grandes redes de empresas privadas, basadas en las Asociaciones Público Privadas (APP), que representaban una forma encubierta de privatización del poder político en el campo de los bienes y servicios públicos comunes.

Partiendo de la idea de que el agua es ante todo un recurso natural de vital importancia para la economía, finito y vulnerable, la verdadera función de los Días Mundiales del Agua fue hacer creer a la gente que la mejor forma de salvaguardarla y conservarla era considerándola una mercancía, un bien económico, y que el problema del agua era ante todo un problema de gestión de los recursos desde el punto de vista de su valor económico.

En este contexto, adiós al agua como bien público global y, sobre todo, adiós al derecho universal: la propia idea de gratuidad de los bienes y servicios indispensables para la vida (por gratuidad entendemos, en nuestro caso, la asunción colectiva de los costos relativos) ha sido completamente abandonado. No existe un derecho universal al agua en los mercados de agua y para las empresas de agua. Hay una obligación de pago. Esto explica por qué lo que importa hoy no es el derecho colectivo e individual a la vida, sino el poder adquisitivo individual del agua en la cantidad y calidad que satisfaga sus necesidades.

El 28 de julio de 2010 fue amor a primera vista

El reconocimiento formal del derecho universal al agua con la resolución de la Asamblea General del 28 de julio de 2010 fue un trueno terrible en un cielo despejado. Fue una decisión inesperada, una gran sorpresa y sobre todo inaceptable para los dominantes. La aprobación de la resolución, escueta pero clara, fue un importante resultado político del gobierno de Evo Morales, en Bolivia.

En particular, gracias a la actuación de su representante permanente ante la ONU, Pablo Solón, Bolivia logró en pocos días reunir en torno a una justa resolución, esperada desde hace décadas, el apoyo de 121 Estados, la gran mayoría de los países de la “ Sur” del mundo, pequeños estados…. La feroz oposición de 41 estados, en su mayoría del «Norte» (Estados Unidos a la cabeza, seguido de 11 de los 27 países de la Unión Europea) no ha logrado revertir el equilibrio de poder.

(Ver https://news.un.org/fr/story/2010/07/190352-lassemblee-generale-declare-que-lacces-leau-potable-est-un-droit-fondamental )

Fue una verdadera alegría, un raro éxito de los derechos y demandas de los pueblos del Sur, en particular de los pueblos indígenas del mundo, con respecto a los intereses económicos de los grupos sociales dominantes del Norte (y no con el respeto a los pueblos del Norte que, en general, se solidarizaron con los del Sur).

Pero los grupos dominantes no se dieron por vencidos. Han adoptado la estrategia del silencio y el olvido. Gradualmente se han opuesto sistemáticamente a la aceptación de cualquier referencia a la resolución de la ONU en los documentos oficiales del sistema de la ONU y otras organizaciones internacionales «occidentalizadas». Han insistido cada vez más en sustituir la referencia al «derecho universal al agua» (ya la salud, la alimentación, la vivienda, la educación, la electricidad…) por una referencia al » acceso al agua en igualdad de condiciones y a un precio asequible». . Así, mientras que las referencias al «derecho universal al agua» todavía se pueden encontrar en los documentos relacionados con la Agenda de la ONU 2000-2015 «Objetivos de Desarrollo del Milenio», cualquier mención ha desaparecido en la Agenda de la ONU 2015-2030 «Objetivos de Desarrollo Sostenible».

Además, en 2012, los gobernantes hicieron que el documento final de la Tercera Cumbre Mundial de la Tierra en Río de Janeiro adoptara el principio de monetizar la naturaleza (no solo el agua).

Los «Días Mundiales del Agua», aunque meritorios en sí mismos, fueron ocasiones importantes y sistemáticas para que Strumzentalizzarte trabajara en la «regularización» y la «actualización» en «conformidad» con los imperativos de los gobernantes.

Desde nuestra creación en diciembre de 2018, el Ágora de los habitantes de la Tierra nunca ha participado en los Días Mundiales del Agua como parte de ONU-Agua. Y desde 2019 lanzamos la idea de considerar el 28 de julio de cada año como el Día Universal del Derecho al Agua.

A pedido de los amigos del Ágora de Rosario (Argentina), el pasado 23 de junio el Concejo Municipal de Rosario decidió celebrar el 28 de julio como el Día Mundial por el Derecho Universal al Agua. Alentados por esta decisión histórica de la segunda ciudad de Argentina, las diferentes agrupaciones territoriales del Ágora de los Habitantes de la Tierra organizarán eventos en apoyo al reconocimiento del 28 de julio como el Día del Derecho Universal al Agua en Argentina, Italia (Verona , Nardo’, Altamura, Matera, Sicilia, Roma…), Francia (Clermont-Ferrand, Poitou Charente), Bélgica (Bruselas, Lieja…), Quebec, Chile, Líbano, África…

Proponemos que el 28 de julio los movimientos y asociaciones activas por los derechos humanos y sociales proclamen el día del derecho universal al agua. Los invitamos ahora a unirse para preparar y organizar juntos el primer evento mundial el 28 de julio de 2023 .

Riccardo Petrella, autor de El Manifiesto del Agua (2001) (*) , Agora des Habitants de la Terre

Este artículo también está disponible en: Francés

Para contactos:

Aníbal Faccendini , Rosario, Argentina, anibalfaccendini@yahoo.com.ar

Paola Libanti , Monasterio del Bien Común, Verona, Italia monasterodelbenecomune@gmail.com

(*) La versión original en francés, Le manifeste de l’eau, Labor, Bruselas se publicó en 1998.

MC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *