Declaraciones MC Opinión Opinión País RD

HUGO BERAS Y LA PRIVATIZACIÓN Y MERCANTILIZACIÓN DE LA POLÍTICA

Narciso Isa Conde

La privatización y mercantilización de la política -intensamente acelerada por la impronta neoliberal- la despojó, en el contexto de sistema imperante, de su condición de ciencia y arte; aun fuera siempre conectada a intereses de diversas clases sociales y a las asociaciones de los partidos con ellas.

El contenido clasista de la política se conserva y se ha reforzado a los compases de su degradación por la clase dominante-gobernante hasta el nivel de un negocio en el que todo se vale, sobre todo la trampa y el delito.

No es cierto que no haya ideologías. El neoliberalismo es una ideología avasallante y constitucionalizada.

Es cierto si que en ese contexto el pragmatismo aplasta la moral y la ética.

Los partidos se han convertido en empresas contaminadas por la corrupción pública y privada.

Los políticos en capitalistas especuladores.

Los empresarios la ejercen para obtener grandes ganancias y ampliar sus fortunas. Las candidaturas tienen altos precios e inversionistas que los sustentan para enriquecerse más.

Los dineros proceden de la corrupción (incluida la narco-corrupción), de las grandes corporaciones privadas y de las fortunas particulares. Todas tienen precio y en todas se invierten enormes suma de dinero en proporción a su relevancia y a su utilidad para reproducir y ampliar capitales.

La elecciones se han transformado así en el mercado para la concurrencia y la competencia, siempre con la presencia de monopolios y oligopolios, y empresas medianas y menores subordinadas o contratadas para determinados servicios.

· A propósito del caso Hugo Beras en ese contexto.

Observen esta reseña periodística:

“La empresa Autos & Medios, dejó formalmente inaugurado el Autódromo Mobil 1, con una inversión de ochenta millones de pesos…Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de su gerente general Hugo Beras, quien describió la apertura del moderno parque de carreras como un hito para el automovilismo latinoamericano.”

“Hemos creado un ambiente pensado en la familia en el cual cada área está controlada, garantizando un alto nivel de seguridad para toda la familia”, indicó Beras, quien conduce junto a Paul Manzueta el primer y único programa radial especializado en vehículos: VEHICULOS EN LA RADIO 106.5 Radio ZOL. (razine.com )

Pensando en las familias de la Zurza, Quijá Quieta y Nalga de Maco, Hugo Beras saltó hace cuatro años a la Cancillería de Miguel Vargas y el PRD, para darse a conocer en la política, pensándola al parecer como negocio.

Justamente al PRD, que es lo máximo en materia de conversión de la política en negocio privado y de un partido en empresa capitalista inescrupulosa, con Miguelito al frente como gerente exitoso.

Todo indica que algo tiene que ver la Alcandía de la Capital con los automóviles, pero la vía no podía ser ni la Cancillería ni el PRD de Miguel Vargas, solo útiles como rampas para su estrellato publicitario en el negocio político.

El principado de Miguelito y el jugoso negocio del PRD como satélite del Planeta Morado posiblemente no pasen de agosto 2020.

De ahí la renuncia y el salto.

¡Y qué salto!

El salto al puntero al PRM, al lado de David Collado en la Alcaldía actual, como asesor de Carolina de cara a ser relevo. Junto a políticos-empresarios tipo Hipólito y Abinader. Cerca de los Vicini, Rudolf Giuliani, Pompeo y Trump.

No es tonto el muchacho como empresario del automovilismo y de los medios metido al negociazo de la política.

No hay dudas de las magníficas oportunidades que les bridan la privatización y comercialización de la política a estos emprendedores privados, como tampoco las hay sobre el carácter de estos comicios como escenario de progreso para los viejos y los nuevos ricos, y como espacio de manipulación de los/as empobrecidos/as.

Entonces, ¿alguien podría pensar que lo que viene es no más de lo mismo? Con el agravante que malo sobre malo suma peor

MC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *