Opinión Opinión País RD

¿POR QUÉ ARDE EL VERTEDERO EN DUQUESA?

Luis Carvajal

El botadero de basura denominado Vertedero de Duquesa es el desmentido más contundente de todos los discursos, propaganda y anuncios que hablan de progreso, desarrollo y crecimiento.

La corrupción y la falta de institucionalidad han contaminado y pervertido todo lo relacionado con uno de los negocios más “sucios” y rentables:

• Estafa en la privatización de los terrenos que implicó pérdidas por montos superiores a los que se requieren para su reconversión a los fines de lograr un manejo eficiente y adecuado de los desechos.
• Fraude, tráfico de influencia, peajes y coimas en contratos generalmente incumplidos.
• Simulación y falsos montajes de proyectos ilusorios cuyo objetivo real es cooptar tecnócratas y sostener burócratas para aparentar políticas inexistentes y neutralizar la presión social.
• Impunidad cruzada que protege a los involucrados de cada sector y de cada período.
• Asignación dolosa de recursos para urgencias perfectamente previsibles que facilitan el manejo mafioso de los mismos.
• Mentiras recurrentes en torno a los avances y logros en indicadores inventados que son olvidados cada vez que la realidad pone en evidencia el engaño.
• Gasto desproporcionado en creadores de imagen, medios de comunicación, comunicadores sociales, activistas y difusores en redes sociales.

Las cenizas, el humo, el hollín y los contaminantes del vertedero de Duquesa son también producto de la corrupción, la ineficiencia y la perversión de las claques políticas que han gestionado al Estado dominicano.

Sí, hay que analizar y debatir sobre las soluciones técnicas, sociales, sobre los costos, los plazos, las implicaciones en salud y ambiente, pero no será suficiente.

Para sanear a Duquesa hay que descontaminar al Estado, a sus instituciones, a las lacras que los partidos han instalado y pretenden instalar en los puestos de mando. Urge recuperar lo robado y reorientar las macro políticas para que sirvan de manera eficiente a la cotidianidad de la gente real.

El humo que viene de Duquesa y que afecta hoy al Gran Santo Domingo es producto de la putrefacción político-institucional.

Hay que sanearlo todo, absolutamente todo.
“¡El que no cambia todo, no cambia nada!”

MC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *