Destacados Opinión Opinión País RD

Covid-19, Juventud y Clase Media Dominicana

Orlando Alberto Gilbert

ha penetrado tanto la mezcla de postmodernismo, reformismo blando y pensamiento débil, que todo lo que sea mantener y argumentar criterios sólidos, fundamentales, históricos y tensionadores, es de inmediato rechazado y menospreciado. Reina lo blandibluff, lo superficial y la mierda televisiva. Un libro de ensayo debe tener menos de 200 páginas; una ponencia interna justo 10 y un artículo apenas 2. ¡Y nada de rigor ni complejidades! A lo sumo, se usa y se abusa del método llamado periodístico, que sacrifica el rigor y la lógica al sensacionalismo, a la fácil asimilación acrítica y a la ausencia de todo esfuerzo personal y colectivo”[1].  

“Queridos socios, no hagáis campañas de marketing que duren más de unos pocos segundos si no queréis saturar la capacidad de atención de vuestros apreciados consumidores, que son como carpas doradas; optad por mensajes incisivos, extremos, provocadores, truculentos, etc., si no queréis que vuestra comunicación acabe hundiéndose anónimamente en el impetuoso océano de los estímulos digitales.”[2]

Empezamos con estas 2 citas pues reflejan parte de lo que ha significado para nuestras sociedades que el “sentido común” este moldeado y hegemonizado por las filosofías postmodernas y neoliberal. Varias generaciones de jóvenes han sido educadas en estos pensamientos dando como resultados sociedades en que reina la “post verdad”, en el que la inmediatez y simplicidad es el día a día de nuestras vidas y en el plano individual han creado un vacío existencial[3].

Desde hace años parte de ese vacío ha sido “llenado” por corrientes religiosas fundamentalistas (evangélicas)[4] [5], los libros de auto ayuda[6] [7], la extrema derecha, etc. Las mismas han logrado que la izquierda pierda terreno en la batalla de ideas y en algunos casos se ubique en una posición defensiva. Pero la lucha se mantiene y llenar ese vacío se encuentra en disputa.

Hay que resaltar que dependiendo de la región o países donde nos ubiquemos veremos diferencias y desniveles en la correlación de fuerza de las diferentes visiones en pugna. En el caso de nuestro país es más que obvio que la actual correlación de fuerzas no es favorable a la izquierda.

También debemos tener presente que el sistema Capitalista se encuentra en una crisis profunda (mucho antes del Covid-19)[8] que abarca de manera integral y total al sistema en su conjunto. La agudización de las contradicciones en las múltiples vertientes (ecológico[9], financiero[10], productivo, etc.), han provocado una crisis de tal magnitud que nos está empujando al borde del precipicio o dicho de otro modo a la extinción.

Frente a esta interacción de crisis y agravamiento de la situación, la derecha junto a la extrema derecha no están ni estarán de brazos cruzados, buscaran darle respuesta a la crisis[11] como lo han hecho en el pasado, aunque su salida y respuesta signifique transitar la barbarie y el caos.

Entre las múltiples respuestas que tiene la derecha para abordar la crisis por la que estamos transitando, hay una de especial interés por el auge que está teniendo en algunas partes del mundo y es la Fascista.

Incluso en nuestro país es una respuesta que tenemos que tener en cuenta y no subestimar pues como dice el video de la nota anterior, también en nuestras tierras se dan casos de “fascismos bananeros” y ya en RD hay muestras de movimientos políticos en que germinan estas visiones[12] y aunque por el momento son un núcleo pequeño y si se quiere minúsculo, la aceleración del deterioro social, el aumento del estrés y la ansiedad[13] junto a las interacciones y complejidades que le inyecta el Covid-19 a los procesos sociales puede cambiar la correlación de fuerza de esos grupos[14]. Por tanto, es necesario que la izquierda dominicana tenga en la mira esas expresiones y vaya monitoreando la evolución de ese fenómeno en nuestro país.

Lamentablemente en RD las ideas de izquierda anticapitalista y radical padecen de una debilidad crónica tanto en el aspecto organizativo como en el imaginario popular, así como también de un cerco comunicacional que ha sido difícil de superar. Todos estos obstáculos dificultarían el atajar cualquier deriva fascista en el país. Pero como los procesos históricos son abiertos y no tienen un final determinado, se hace necesario dar la batalla en el terreno de las ideas y tratar de hegemonizar el “sentido común” y mediante la acción consciente de nuestro pueblo se impida la catástrofe dirigiendo la historia hacia una alternativa diferente.

Hace más de 100 años Rosa Luxemburgo comprendiendo “que es la acción humana la que puede determinar y de hecho determina que en los momentos críticos la sociedad tome un camino u otro, se encamine consciente y mayoritariamente por el sendero de la liberación o se precipite por el del sufrimiento” logro sintetizar la disyuntiva que tenía al frente la humanidad con su célebre consigna de Socialismos o Barbarie, lamentablemente desde hace muchos años la humanidad está transitando el camino de la barbarie y ese camino nos va marcando otro futuro con nuevas disyuntivas que se pueden sintetizar en la consigna Comunismo o Caos[15].

Pero no creamos que el camino del caos está lejos de manifestarse o concretarse en la realidad, pues el Capitalismo ha dado un adelanto de cómo puede ser el futuro y que camino es que está dispuesto a transitar. Como muestra de ese futuro, se puede citar los que tienen como escenario a algunos pueblos del Medio Oriente y África, en que vemos una mezcla horripilante de la barbarie mezclada con el caos (Irak, Libia, Siria, etc.) y también se podría citar al que tiene como escenario al mundo completo y su protagonista es el Covid-19, esta nueva realidad muestra parte de cómo podría ser la vida en un futuro plagado de pandemias[16].

Hemos hecho todo este preámbulo debido a que República Dominica es parte de la totalidad y racionalidad que conforma el sistema capitalista mundial, no es un país que se encuentra aislado o en una burbuja ajeno a lo que sucede a su alrededor, al contrario, nos encontramos insertado de lleno en este devenir histórico. Por esta razón para poder entender nuestra realidad es necesario identificar los fenómenos sociales del mundo actual, así de cómo nos influyen sus pensamientos hegemónicos y dominantes, por lo tanto, no podemos pasar por alto que nuestra sociedad es capitalista y dependiente, dominada por el pensamiento neoliberal, compuesta de generaciones de jóvenes educados por las filosofías post y asediadas por las ideas de la extrema derecha que pululan en las redes sociales y los medios de comunicación.

Las Fake News y La Extrema Derecha

Para entender parte del comportamiento de la juventud en nuestro país y la peligrosa tendencia a la que se está inclinando la clase media dominicana con relación a la pandemia del Covid-19 es importante prestar atención a los fenómenos de las fake news (noticias falsas) y el papel que está desempeñando la extrema derecha a nivel mundial en las redes sociales[17].

Por lo tanto, tenemos que comprender que:

“Las noticias falsas se refieren a un contenido espurio que no ha sido verificado, aun cuando no resulten de operaciones tendientes a ofender o atacar a otros. Más importante aún, la noticia falsa funciona para completar vacíos en la información toda vez que carecemos de certezas que expliquen los eventos.

El libro Fake news, trolls y otros encantos muestra que la eficacia de las estrategias de desinformación se explica, en parte, por la ruptura de los consensos cognitivo, político y ciudadano.”[18]

A finales del 2019 cuando irrumpe en escena el Covid-19, este llega a un mundo que lleva años hegemonizado por las metafísicas post y el neoliberalismo, que habían creado diferentes rupturas en los consensos mencionados arriba y vacíos existenciales en las personas.

Uno de los conceptos atacado y relativizado todos estos años es el de Verdad, por eso no es de sorprender que a la misma velocidad en que la pandemia empezaba a propagarse por el mundo, a esa misma velocidad éramos testigos del despliega del fenómeno de la Infodemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha utilizado la palabra “infodemia”, término acuñado previamente por David Rothkopf, que hace referencia a la “sobreabundancia de información, cierta, una precisa y otra no, que dificulta que las personas encuentren fuentes y orientación confiables cuando la necesiten”.

Las consecuencias de esta infodemia pueden llegar a ser muy graves, ya que pueden desembocar en un peligro aun mayor sobre la salud pública (caso de la ingesta de determinadas sustancias para combatir el virus), puede promover la radicalización de la sociedad (mediante la exclusión de enfermos, infectados, sanitarios, etc.) y, por supuesto, derivar en una crisis de confianza en los medios de comunicación y en las instituciones públicas.[19]

Con la pandemia muchos hemos comprobado el nivel de letalidad que tienen las fake news para la sociedad y como la derecha neoliberal las han utilizado para proteger al Capital y sus intereses.

“Las fake news son, en sí mismas, un arma de destrucción masiva. Son altamente tóxicas, pervierten la verdad, socavan las democracias y pueden cambiar la dirección y el alcance de la toma de decisiones.

El problema de la falsificación de la verdad es el grado de sofisticación que puede llegar a alcanzar. No es lo mismo una noticia falsa emitida desde el anonimato, que desde voces con cierta autoridad. Investigaciones de psicología cognitiva que han analizado su efecto en la percepción social del virus, descubrieron que las fake news incrementan su impacto y adhesión cuando se ideologizan. Llevar mascarilla significaba automáticamente renunciar a la libertad, un destructor de la economía. No llevarla, ser una persona leal al espíritu de la libertad individual y de la economía. El negacionismo diseñado por la derecha y extrema-derecha neoliberal se ha afanado en difundir que la Covid-19 era una estafa, un virus banal, equiparable al más común de los resfriados”.[20]

La juventud dominicana y su “irresponsabilidad” frente a la pandemia

Desde el inicio de este año tras el aumento de los contagios y la falta de control de la pandemia en el país por parte del gobierno, se ha intensificado el discurso y ataque en los medios de comunicación al comportamiento de los jóvenes durante la pandemia.

Muchos analistas y medios comentan que esos comportamientos irresponsables de la juventud se deben a su “falta de educación” pero diría que es todo lo contrario que es por recibir una educación dominada por el pensamiento neoliberal y las filosofías postmodernas es que se dan esos comportamientos.

Ya en un artículo anterior[21] analizamos las causas principales del aumento de los contagios, así como el responsable principal de lo que está viviendo el país. Sin embargo, no podemos pasar por alto el tratar de entender esta actitud que presentan los jóvenes frente a la pandemia. Si somos atento este fenómeno no es exclusivo de RD, sino que al contrario es un patrón que con sus matices se va presentando en diferentes países.  

Veamos como la derecha y la extrema derecha fomentan estos comportamientos y lo hacen a menudo mediante el sarcasmo, la burla, el meme, y el uso de datos falsos, tergiversados y noticias falsas.

La Peligrosidad del Covid-19

Empecemos por entender la peligrosidad del virus y como desde un inicio de la pandemia la derecha mundial se ha empleado a fondo en restarle importancia y sobre todo procurar que los jóvenes no vean el virus como un problema ni algo que les afecte.

Para desgracia de nosotros el covid-19 presenta unas características que el alabado y aplaudido “Sentido Común” que tanto le gusta apelar a la derecha[22] no tiene la capacidad de prever, analizar ni comprender la dinámica del problema, esas limitaciones del “sentido común” solo pueden ser superadas por el Pensamiento Crítico y Científico.

Como ejemplo de las limitaciones del sentido común para prever y comprender los problemas complejos mencionaría el problema Ecológico creado por el Capitalismo.

Para el sentido común reaccionar ante un problema, las cosas deben ser de resultados inmediatos y de cierta apariencia catastrófica. En el caso de un virus para que el “sentido común” se active en las personas estas deberían ver a la gente “cayendo como moscas” a su alrededor, como nos tienen acostumbradas las series de zombis y virus de las TV, pero el Covid-19 no tiene ese efecto de manera inicial. Y al igual que el problema ecológico la derecha mundial le dio el mismo trato y se le ha creado ya su movimiento negacionista que proteja al Capital y sus intereses.

Pero hay muchas informaciones y características relevantes del Covid-19 que ningún gobierno de Republica Dominicana ha tenido la molestia de manera oficial de explicarle al pueblo y en especial a la juventud sobre a que nos enfrentamos. Al contrario, diría que de manera muy a “lo neoliberal” ha dejado que cada individuo de manera personal se encargue de buscar en “el mercado” y sus medios de comunicación la explicación del problema y como era de esperarse esa información llega de manera fragmentada y caótica a la población y somos presa de la Infodemia y los grupos de extrema derecha que pululan en las redes.

¿Que debemos comprender sobre el Covid-19 de toda esta maraña de información fragmentada y fakes news? ¿Que es lo relevante? ¿Que prevé el pensamiento crítico y la ciencia ante las limitaciones del “sentido común”?

Veamos:

  • Lo primero que tenemos que comprender es que el SARS-CoV-2 mejor conocido como Covid-19, cuando surgió era un patógeno completamente nuevo y desconocido para nuestra especie y la ciencia tenía muchas más preguntas y dudas que respuesta por lo tanto la cautela era el camino más idóneo a seguir.
  • Al ser un patógeno nuevo para nuestra especie este tiene (hasta el momento) la capacidad de infectar al 100% de la humanidad si se le da cancha libre para que circule como le plazca, pues no disponemos de ningún mecanismo biológico que evite su propagación.
  • Esta capacidad de infección presenta un problema mayor que tiene que ver con el comportamiento exponencial de la tasa de contagios (si no se ataja). Si ese comportamiento lo combinamos con la globalización y el flujo de intercambio que ha estructurado el capitalismo el desastre estaba servido en bandeja de plata[23]. Entre las limitaciones del sentido común se encuentra el no ver ni comprender como se desarrolla una función matemática de carácter exponencial en la realidad, cuando el sentido común logre reaccionar ante ella es porque el problema ha alcanzado niveles que en lenguaje matemático dirían rondan el “infinito”.
  • Ante la presencia de Mega ciudades, atestadas de personas y en algunos lugares incluso hacinadas, tendríamos una especie de “agroindustria humana y urbanizada” que generaría “las condiciones idóneas para que la virulencia –cantidad de daño que un patógeno causa a su huésped- de un virus se incremente de manera peligrosa. Esto se debe a que los patógenos van “aprendiendo” a medida que tienen que enfrentarse con diversos huéspedes y, por lo tanto, cuanto más se extiende el virus más información recolecta y más posibilidades hay de que surja una variante más virulenta que las anteriores”[24].
  • Sin embargo, la virulencia de un patógeno tiene un límite, debido a que, “si causa daños graves a los huéspedes antes de que estos puedan infectar a los siguientes, el virus está cavando su propia tumba, pues frena su propia propagación”. Sin embargo, con megaciudades superpobladas “el virus “sabe” que siempre va a haber huéspedes disponibles a los que infectar, y por lo tanto se puede permitir causar mucho daño muy rápido a los animales ya infectados[25]. (Este escenario es factible si hacemos una similitud entre las ciudades superpobladas y el modelo de industria ganadera actual y la virulencia que presentan los virus en esas instalaciones).
  • Aunque sabemos que todos los virus, bacterias, parásitos y organismos superiores van a mutar de una manera natural. Ya el SARS-CoV-2 presenta varias mutaciones y una de esas nuevas variantes “acumula, sorprendentemente, un total de 17 mutaciones[26]. Incluso una de estas mutaciones la “(deleción 69-70) se ha implicado en mecanismos del virus para evadir la respuesta inmunitaria[27].

Frente a esta realidad (patógeno nuevo, capacidad de infectar al 100% de la población, comportamiento exponencial, posibilidad de mutar con resultados e impacto incierto, más preguntas y dudas que respuestas sobre a qué exactamente nos enfrentamos) ¿Qué sugiere la ciencia? Sugiere cautela, ganar tiempo en lo que mejoramos nuestros conocimientos y saber a qué es que realmente nos enfrentamos.

Como no partimos de cero, sino que la ciencia tiene un conocimiento previo por el estudio de otros virus y epidemias del pasado, se proponen las medidas básicas que la ciencia sabe que son exitosas, cuarentenas, distanciamiento social, mascarilla, etc. Con esto vemos el primer choque entre ciencia, política y Capital pues, aunque se sabe que las técnicas son efectivas, así como que medidas son necesarias tomar para solucionar el problema[28], la realidad es que su implementación ya no depende de lo que piense o crea la ciencia que debe hacerse, sino de que intereses deben ser tocados para llevarlas a cabo de manera efectiva y eso es Política.

Por eso somos testigos de que no se procede hacer lo necesario para superar la pandemia y vemos cómo muchas de las medidas sugeridas fueron “ligeramente” modificadas o condicionadas para que se ajusten al interés del Capital y su lógica de reproducción[29].

  • Se informa a la humanidad sobre las características de los síntomas que presenta el Covid-19 en las personas infectadas.

Con este punto vemos uno de los primeros ataques de la derecha a nivel internacional para minimizar y restarle importancia al Covid-19 ante los ojos de la población en especial la juventud, para ello tergiversan la información y por los síntomas descritos se reduce e iguala el SARS-CoV-2 a una “gripecita”[30]. El cinismo con que la derecha, algunos medios de comunicación y las fake news han hecho creer a las personas que porque una enfermedad presente síntomas parecidos a otra eso equivale a igualarla o de que se trata de lo mismo, es de una bajeza moral asombrosa.

  • Tiempo después circula la información que se estima que el 85% de los infectados pueden ser asintomáticos o presentará síntomas leves y que el otro 15% requeriría algún tipo de medicación o cuidados médicos y a lo sumo el 5% de los que requieran asistir a un hospital tendrán la necesidad de ingresar a una UCI.

Con esta información la derecha hace un llamado al “sentido común” de las personas y grita a los 4 vientos, como es posible que con un porcentaje tan bajo de relativos internamientos en UCI y que el 95% no sentiría más que una simple “gripecita” la derecha pregunta ¿Cuál es el alboroto? ¿Por qué todas estas medidas? Todo esto es una locura. Con esta posición tenemos el combustible perfecto para que las teorías conspiracionistas nazcan a borbotones.

Como es de esperar del “sentido común” (y por eso la derecha apela a él) solo se queda en la superficie y se deslumbra por los números estadísticos sin indagar ni analizar que significan esos números para un país y que consecuencia tendrían si se materializan en la vida real. Por eso los analizaremos poniendo como ejemplo a RD con una población aproximada de 10,800,000 habitantes.

Recordemos que al tratarse de un patógeno completamente nuevo y altamente contagioso este tendría la capacidad de infectar al 100% de la población, (claro partiendo que se le dé cancha libre para que el Covid-19 circule y se desplace como una simple “gripecita” y se levanten todas las medidas preventivas para que el Capital funcione a sus anchas) por lo que ese “pequeño e insignificante” 15% que requeriría medicación o algún tipo de cuidado médico podría equivaler a 1,620,000 personas y si de esa cantidad solo se estima que el 5% requeriría ir a UCI y usar algún ventilador estaríamos hablando de 81,000 personas. Todo esto si asumimos el peor escenario de que toda la población llegue a contagiarse y esos porcentajes se mantengan.

Pero sigamos analizando y profundizando en estos números, ¿que significaría para RD y su economía tener 1.6 millones de personas enfermas de Covid-19 y requiriendo algún tipo de atención medica? ¿Qué significaría para el sector laboral y las empresas que de ese 1.6 millones de personas enfermas de Covid-19, el 30% corresponda a trabajadores?

Además, RD dispone de una capacidad hospitalaria de 2 camas por cada 1,000 habitantes[31] eso significa que a la llegada del Covid-19 al país, disponíamos de 21,600 cama para enfermos en el país completo, pero con solo el 1.33% de ese posible 1.6 millones de enfermo de Covid-19 se exigiría una demanda de 21,600 camas de UCI equivalente a la capacidad máxima de nuestro sistema de salud sin tener en cuenta otras enfermedades.

El “sentido común” diría, pero esos 1.6 millones de personas no estarían enfermas todas al mismo tiempo por lo que esa demanda de posibles atenciones médicas estaría prorrateada en el tiempo. Este razonamiento es parcialmente lógico, sino se tratara de una enfermada altamente contagiosa y con un comportamiento exponencial.

Aunque no soy epidemiólogo y el siguiente análisis podría contener algunos errores e imprecisiones, tomaremos el riesgo de presentar un panorama como ejemplo, pero antes tenemos que comprender que es el R(t).

“R(t) en epidemiología se conoce como la tasa efectiva de reproducción de una epidemia, para diferenciarla de la R0 que se conoce como la tasa básica de reproducción que mide la situación al inicio del brote cuando hay cero personas inmunes.

Se interpreta como una tasa o factor de reemplazo o propagación de la infección. Desde una perspectiva individual, mide la cantidad de contagios que genera cada persona infectada. Desde una perspectiva poblacional, es el factor por el que se multiplica cada nueva cohorte de infectados que reemplaza a la anterior.

El valor de R con respecto a la unidad es crucial para distinguir si la epidemia está propagándose (R > 1), si se está contrayendo (R < 1) o si está en una situación de equilibrio estable (R = 1).

R indica el potencial de crecimiento o propagación de la infección. Variaciones aparentemente pequeñas en R hacen enormes diferencias en la velocidad con que se está propagando la epidemia. Por ejemplo, un R = 1,5 implica que la cantidad de casos se duplica en 14 días, mientras que un R = 1,2 implica duplicaciones cada 30 días, y con un R = 2 la cantidad de casos se duplicaría cada 8 días”.[32]

Pongamos el siguiente escenario, imaginemos por un momento que la cantidad de nuevos contagiados se duplica cada 30 días eso significa que tendría un R=1.2[33],  aunque para hacer predicciones a futuro es necesario tener en cuenta muchos otros factores, simplifiquemos y digamos que R se mantiene constante, si en el primer mes tenemos 15,000 infectados para el noveno mes ya el país completo se habría contagiado de Covid-19. Con esa tasa para el séptimo mes se demandaría 21,500 camas solo para UCI, si se mantiene que el 5% de los infectados irían a esa unidad médica. Lo descrito anteriormente sería el escenario al que se enfrentaría RD si en el peor de los casos las estadísticas anteriormente analizada se materializan en la vida real.

  • Se informa acerca de la letalidad del Covid-19 ya que “las tasas de letalidad ayudan a entender la gravedad de la enfermedad, a identificar las poblaciones en riesgo y a evaluar la calidad de la atención sanitaria”[34]. La razón de letalidad de la infección (IFR) en la actualidad ronda los 2.17%. También empieza a informarse cuál es la población de más riesgo, así como el rango de edad de la mayoría de las muertes. El grupo de riesgo corresponde a los/as ancianos/as o personas con alguna enfermedad previa (hipertensión, diabetes, etc.).

Con esta información la derecha consolida su discurso de seguir minimizando y restarle importancia al problema de la pandemia en las mentes de las personas pero en esta ocasión centra su ataque y propaganda a las mentes más jóvenes, este discurso propagandístico tiene múltiples variantes y formas pero el fondo del discurso podríamos resumirlos en 3 argumentos, 1) el Covid-19 prácticamente no mata a nadie pues su porcentaje de letalidad es “insignificante”, 2) Si se compara la letalidad del Covid-19 con otras enfermedades más gente muere por otras enfermedades y circunstancias que por Covid-19 y 3) en caso de que mueran personas serán viejas y/o que padecen otras enfermedades que posiblemente con covid-19 o sin él iban a morir de todos modos.

La ventaja de este discurso y propaganda que realiza la derecha es que le permite enfocar y concentrar la atención de las personas única y exclusivamente desde la óptica de la supervivencia. Esta manipulación de las personas para que solo procuren prestar atención a que el problema del Covid-19 es si mueres o no, envía un mensaje claro a los más jóvenes, en que le hace creer que si no perteneces al grupo de alto riesgo no hay porque preocuparse por el Covid-19, los jóvenes somos “invensibles”. En pocas palabras el mensaje subliminal es que, si eres joven, saludable, no pasa nada si te infectas a lo sumo será una “gripecita”.

Pero detrás de ese discurso de solo prestar atención al problema de la supervivencia, se oculta y no se informa a las personas de otras realidades y curiosidades que presenta el Covid-19 como son:

  • La mayor singularidad de COVID-19 es ser una enfermedad única, distinta de otras causas de síndromes de distrés respiratorio agudo (SDRA) y con la capacidad de afectar, de forma grave e irreversiblemente, a otros órganos, más allá de los pulmones
  • Un porcentaje nada desdeñable de jóvenes sufre una tormenta de síntomas diabólicamente persistente, que incluye fatiga crónica, dificultad para respirar, fiebres oscilantes, problemas gastrointestinales, pérdida del sentido del olfato, alucinaciones, pérdida de la memoria a corto plazo, venas abultadas, hematomas, problemas ginecológicos y palpitaciones
  • No sabemos mucho de las secuelas a largo plazo, por eso tenemos que prevenir todos los contagios incluso si los síntomas son leves[35].

Como se puede observar el problema del virus no se puede reducir única y exclusivamente a si las personas mueren o no esto va más allá, pues se desconoce que evolución tendrían las secuelas a largo plazo y órganos afectados, esto podría reducir la calidad de vida de millones de personas alrededor del mundo arruinándolas posiblemente no solo su salud sino también económica y mentalmente dependiendo de las secuelas y órganos que les afecte. Solo imaginemos que se afecten los riñones de la persona.

Pero incluso en el caso de la letalidad del virus y su porcentaje tan bajo es de una manipulación y descaro enorme por parte de la derecha que simplemente refleja su desprecio hacia la vida humana. El problema de los porcentajes bajos y el sentido común es que este no se percata que cuando están implicadas cifras grandes los resultados dejan de ser insignificantes y más si se está hablando de vidas.

Para que entendamos mejor veámoslo con números, actualmente se estima que en el mundo hay más de 7,500 millones de seres humanos, imaginemos por un instante que el 60% de la población mundial se contagia de Covid-19 y que en vez de un 2.17% de letalidad como tiene actualmente el IFR sea 1%, eso significa que 45 millones de seres humanos perderán la vida. No se está hablando de piedras, ni átomos ni nada por el estilo y aunque los números son fríos se trata de vidas.

Para que tengamos una mejor perspectiva de que significa esa cantidad de vidas eso es como que de un plumazo dejaran de existir las poblaciones de Republica Dominicana, Puerto Rico y Venezuela. Tal vez para algunos poner vidas del tercer mundo no sea relevante e importante así que pongamos de ejemplo vidas del “primer mundo” ese número de muertes equivale a que casi todos los habitantes de España mueran o los del estado de California o Texas.

La realidad es que para la derecha sería una bendición reducir la población mundial y más si corresponde al grupo de mayor edad, pues resolvería sin mayores contratiempos el problema de las pensiones y los cuidados que demanda esa población[36] y el Covid-19 cae anillo al dedo para ese trabajo.

En este mismo tenor analicemos la letalidad en la población dominicana que no pertenece al grupo de riesgo hablamos del rango de edades desde los 20 hasta los 49 años, de acuerdo a la información que presenta Data2go[37] podemos calcular el IFR. Para este segmento de la población la letalidad se ubica en un 0.34% un numero bien bajo y perfecto para el discurso de la derecha.

Imaginemos que esa letalidad se mantenga constante y que por tal motivo los jóvenes no deben de preocuparse, estimemos que la población en ese rango de edad corresponde a 5 millones de personas en nuestro país, esa letalidad significaría la muerte de 17,000 personas provocadas por el Covid-19 en caso de que se infecten todos. Esta cantidad de muertes es vista desde el escenario más optimista, que no toma en cuenta la saturación del sistema sanitario y que todas las personas tengan la oportunidad de recibir una atención medica decente.

Pero si lo vemos a nivel mundial y asumimos que el porcentaje de muertes en ese rango es parecido al de RD, si asumimos que a nivel mundial la población que se encuentra en el rango de 20-49 años equivale a 4,500 millones de personas y que el 70% de esa población se contagia eso equivale a 10,710,000 de muertes. Para la derecha con su pensamiento de desprecio hacia la vida humana es una cifra insignificante, un precio pequeño con tal de no afectar al capital y sus intereses.

Tengamos en cuenta que el Covid-19 es como una lotería o una especie de ruleta rusa, ya que entre las preguntas que se hace la ciencia se encuentra ¿por qué la respuesta inmunológica difiere entre las personas infectadas con independencia de su edad y estado de salud?, eso significa que se presentan casos de personas jóvenes y sanas que el covid-19 en buen dominicano lo jode por completo mientras otra con todas las características para morir simplemente le pasa por arriba sin darse cuenta.

Ante esta realidad sería bueno preguntarles a las personas ¿cuantas estarían dispuesta a jugar la ruleta rusa? o proponerles mira en esa habitación entraran 300 jovenes, pero uno/a saldrá sin vida y se tomara al azar, y el beneficio de jugar es simplemente ninguno solo será para saber quién puede morir por cosas del destino ¿deseas entrar? Desde ese punto de vista me gustaría saber ¿cuántas personas estarían dispuestas a jugar?

  • Por último, la derecha promueve y les pide a las personas que “deben de aprender a convivir con el Covid-19”

¿Que deben de entender las personas cuando desde las instancias del gobierno se le repite hasta la saciedad que “debemos de aprender a convivir con el Covid-19”? si eso no significa que las personas deben seguir “viviendo” sus vidas y realizando sus actividades lo más “normal” posible y esa “normalidad” conlleva el compartir, salir, tener contactos con otras personas, divertirnos, etc., ¿Qué diablos es convivir con el covid-19 si nada de eso está dentro del paquete? O es que, ¿esa “normalidad” por la que tanto se aboga es única y exclusivamente para ir trabajar?, si es así aquí vemos otra manera en como la ideología opera, el covid-19 solo se contagia cuando las personas comparten y se divierten, pero nadie toma en cuenta los que se están contagiando en el trabajo o van como sardinas en el transporte público para llegar a su trabajo[38].

Democracia y Covid-19

Si damos por válida la tesis sobre que “hay una muy estrecha relación entre la salud pública y la democracia porque aquella refleja la receptividad y respuesta de las autoridades ante las enfermedades que atribulan a su población”.[39] Podemos concluir que, por los números mostrados, pero sobre todo por el manejo vertical y autoritario con que se está llevando la pandemia en República Dominicana dejan en evidencia que no estamos ante un régimen democrático.

En RD no existe un mecanismo ni interés desde las estancias del gobierno de proporcionarle información precisa, clara y valiosa a la población sobre la pandemia que estamos viviendo.

No se discute de manera libre como sociedad como deberíamos abordar este problema, la población desconoce de si existe algún plan o estrategia para hacer frente a la pandemia, se desconoce cuál es el objetivo del gobierno más allá de “salvar el turismo”, pero sobre todo que el gobierno solo escucha y toma en cuenta los reclamo que venga de los intereses del Capital, fuera de esos intereses hace oídos sordos. Este comportamiento se hace evidente cuando desde el inicio de la pandemia el Colegio Médico Dominicano y epidemiólogos se han pasado el año entero sugiriendo que deberíamos hacer y simplemente son ignorados, pero la clase empresarial y oligarca tiene las puertas del Palacio Nacional abiertas para juntarse con el presidente e imponer su agenda.

Por eso, “si algo tienen en común la democracia y la ciencia es su carácter público y comunitario. Si la información pertinente no se halla disponible para ser evaluada, analizada, criticada y discutida públicamente, no hay ni democracia ni auténtica ciencia. Lo que hay, a lo sumo, es parodia de democracia y tecnocracia. En la ciencia no hay verdades reveladas. Y las tesis no valen por los títulos que tenga quien las sostiene, sino por los argumentos y evidencias que se puedan presentar en su favor”.[40]

El pueblo dominicano es tratado como una masa de descerebrados que no tienen capacidad de razonar ni comprender y solo tienen que limitarse a acatar lo que los iluminados y “expertos” consideran mejor para nosotros.

Este trato se hace evidente cuando la población desconoce datos, cifras e información como las siguientes, ¿cuántos casos activos de COVID-19 podría soportar nuestro sistema sanitario sin colapsar? ¿cuánto aumentó la capacidad del sistema sanitario durante todo este tiempo? ¿Cuál es el R del país y algunas zonas? ¿Por encima de cual R se deben endurecer las medidas para evitar un colapso? ¿Por debajo de cual R se pueden flexibilizar las medidas?, todos estos datos e informaciones son secreto de Estado.

A falta de información oficial y con los precarios datos que se tienen a mano intentemos determinar a qué cantidad de contagiados el sistema sanitario que ha destinado el gobierno para atender los casos de Covid-19 se saturaría y/o colapsaría.

De acuerdo al boletín 323[41] que emite Salud Publica, el gobierno tiene 2,737 camas habilitadas para Covid-19 (1,613 sector público y 1,124 sector privado). Para UCI hay 536 camas (222 sector público y 314 sector privado) y 401 ventiladores (185 sector público y 216 sector privado). Tenemos 53,620 casos activos de Covid-19, de esa cantidad de casos activos tenemos 1,250 personas hospitalizadas (963 camas normales y 287 en UCI) y de los que se encuentran en UCI 153 requieren ventiladores.

¿Que significan estos datos? el 2.33% de los casos activos requieren hospitalización, el 23% de los casos que requieren hospitalización van a una UCI y de los que se encuentran en UCI el 53.31% requieren un ventilador.

De acuerdo a esta realidad ¿Cuántos casos activos soportaría nuestro sistema antes de colapsar?

Si esos números de porcentajes se mantienen estables significa que cuando 2,330 personas requieran hospitalización las UCI estarán saturadas, al igual que las camas habilitadas, para tener esa demanda tendríamos que tener 100,000 casos activos. Esto podría hacer pensar que estamos lejos, pero recordemos que esto porcentajes presentaran un comportamiento dinámico y variable en el tiempo, si los casos activos y el porcentaje de internamientos bajan estaríamos mejor posicionado, pero si suben con variaciones pequeñas las cosas se pueden salir de control, además esa realidad se achica cuando en vez de verlos de manera global se ven de manera local. Pero sobre todo si tenemos en cuenta la circulación de una nueva cepa más contagiosa.

Tomemos como ejemplo el Gran Santo Domingo, de acuerdo a esta información[42] el Gran Santo Domingo dispone de 1,294 camas para los pacientes de Covid-19 (396 sector público y 898 sector privado), resaltemos que el Gran Santo Domingo representa el 47.3% de las camas disponibles del país. Para UCI dispone de 381 camas (112 sector público y 269 sector privado) y 283 ventiladores (92 sector público y 191 sector privado) representando el 71% y 70.5% respectivamente de la disponibilidad del país. Estos números dejan claro que el Gran Santo Domingo por mucho es el lugar que dispone de mayores recursos para “enfrentar” el avance de la pandemia. ¿Cuándo se saturaría el sistema sanitario del Gran Santo Domingo?

Imaginemos que los números calculados anteriormente se mantienen igual para el Gran Santo Domingo, que solo el 2.33% de los casos activos requieran hospitalización y el 23% de los que requieran hospitalización ingresar a una UCI. Cuando 1,657 personas requieran hospitalización en el Gran Santo Domingo, las UCI estarán saturadas, al igual que las camas habilitadas, para alcanzar esa demanda tendríamos que tener 71,115 casos activos. Al finalizar enero el Gran Santo Domingo tenia 20,760 casos activos, aunque pensemos que tenemos un margen amplio, recordemos que el comportamiento es de carácter exponencial y que variaciones pequeñas en el R tienen un gran impacto en la propagación. ¿por debajo de que nivel de R debe mantenerse el Gran Santo Domingo para no colapsar? Nadie sabe, secreto de Estado.

Pero la cosa se complicaría más para el Gran Santo Domingo si en vez de presentar un porcentaje de internamiento de 2.33% fuera más elevado. De acuerdo a este reporte periodístico[43] el 4 de enero de 2021 había 971 personas hospitalizadas en el Gran Santo Domingo, para esa fecha el número de casos activos era de 16,827. Si los datos son correctos para esa fecha en específico el porcentaje de internamiento para el Gran Santo Domingo equivalía a 5.77%, para ese nivel de incidencia, el caso de activos positivos necesarios para colapsar el sistema sanitario del Gran Santo Domingo se reduciría a solamente 28,717 casos activos.

Todo esto muestra la fragilidad y gravedad de la situación que vive el país y explicaría porque el gobierno tomo medidas más drásticas de toque de queda al iniciar el año.

Lo peor de la situación es que no se visualiza capacidad de parte del gobierno de dar respuesta eficaz al problema y al parecer solo dispone como medida de combate a la pandemia el apretar o aflojar las medidas de toque de queda para mitigar el avance del virus.

Esta falta de capacidad lleva al gobierno de poner todos sus huevos en las vacunas, que obviamente es una de las medidas más eficaces que podemos disponer para alcanzar el ideal del modelo de Infeccion-Cero, pero esta solución de las vacunas presenta algunos inconvenientes que son:

  • La competencia salvaje entre los países para acaparar y obtener la mayor cantidad de dosis para su población. Como es de esperar los países más ricos y poderosos tienen mayor capacidad de presión y acaparamiento poniendo en una situación difícil a los países pobres y pequeños. Para un país como RD el panorama que tiene al frente es la de incertidumbre sobre cuándo podremos disponer de las cantidades adecuadas para vacunar a nuestra población. (obviemos los retos de la logística y cadena de frio que necesitan algunas de estas vacunas)
  • Como se comentó más arriba es normal que los virus muten y como sabemos el Covid-19 ya ha presentado mutaciones que sumado a la presencia de ciudades superpobladas existe el riesgo que para desgracia de nosotros algunas mutaciones puedan desarrollar la capacidad de “burlar” las vacunas como presentan algunos estudios[44]. “Afortunadamente, el virus muta relativamente poco y eso podría significar que las primeras vacunas tolerarán estas primeras variantes que se van asentando. Con todo, será necesario una vacunación rápida y global para que no aparezcan variantes lo suficientemente evolucionadas que escapen a las vacunas ante esta nueva presión selectiva”[45].

Ante esta realidad la mejor estrategia que como país podemos tomar es que junto con las vacunas se integren planes y medidas efectivas que permitan alcanzar el modelo de Infección-cero. En caso contrario a Dios que reparta suerte.

“Clase Media” dominicana 

 Ante toda esta dinámica de la derecha internacional de minimizar y restarle importancia a la pandemia, surgimiento de movimientos negacionistas del Covid-19, asedio y exposición de las fake news, deterioro económico y empobrecimiento de las familias, estrés, angustia y cansancio de las personas frente a las medidas para mitigar la pandemia e incapacidad y desinterés del gobierno dominicano en transmitir información precisa, valiosa y veraz de la situación, están empujando a un amplio sector de la sociedad a pedir un levantamiento total de las pocas y mal implementadas medidas que lleva adelante el gobierno.

Este aumento del negacionismo frente al Covid-19, de la visión del sálvese quien pueda, de ciertas posturas autoritarias y de desprecio hacia cierto segmento de la población por ser “responsables” del descontrol de la pandemia en el país no es casual y no puede ser pasada por alto por la izquierda dominicana.

“En las fases de profundo cambio histórico y, en particular, en los momentos de crisis económica (como la que estamos viviendo), la pequeña burguesía se empobrece, así como se engrosan las filas de la clase baja. En estas fases, se registran frecuentemente fenómenos –de carácter ideológico y político– como estos de los que estamos hablando”[46].

Y esos fenómenos son el caldo de cultivo para que el fascismo encuentre cause y se implante en las mentes de la pequeña burguesía, si la izquierda carece de la fuerza de hegemonizar las ideas y pensamientos.

“Si la clase obrera, por responsabilidad de sus direcciones oportunistas, se mantiene al margen y no asciende al campo como protagonista de la vida política, la pequeña burguesía toma la escena… es una clase atomizada, desorganizada, cuyos miembros están aislados y encerrados en un horizonte estrecho, a veces mezquino («polvo de humanidad», la definía Trotsky). Sin embargo, es una clase que, si el escenario está libre, puede hacerse sentir, incluso en voz alta: como decía Marx, no le importa presentarse como «superior a los conflictos de clase»”[47].

Para comprender como todo este empobrecimiento masivo y angustia a que está siendo sometido el pueblo dominicano y el mundo puede desembocar en movimientos Fascistas es sugerente reflexionar sobre la tesis del libro Miedo a la Libertad de Erich Fromm[48] y entender cómo opera la psicología de esta clase y las causas de porque se adhieren al pensamiento Fascista. Por último, tengamos en cuenta que la base de masa del Fascismo es la pequeña burguesía.

El pueblo dominicano aparte de estar sometido a un deterioro social se encuentra bombardeado en las redes por las ideas de la extrema derecha que circulan de manera viral entre los celulares de las personas, y en las que tristemente incluso personas con pensamiento de izquierda ingenuamente forman parte de esa cadena de mensajes e ideas camufladas en el buen “sentido común”.

En conclusión, si la juventud dominicana y sociedad en general presenta un comportamiento “irresponsable” frente a la pandemia no es por falta de educación, si no por ser presa del discurso y propaganda de la derecha a nivel internacional de promover y fomentar ese individualismo y fragmentación social para beneficiar al Capital, así como tener un gobierno anti democrático y autoritario que impone los intereses del gran capital antes de informar y desarrollar junto al pueblo el plan más conveniente para hacer frente a la pandemia y procurar la salud del país.

Notas:

[1] ¿Que es el Fundamentalismo? De Iñaki Gil de San Vicente, Pag.2

[2] La Fábrica de Cretinos Digitales – Cap. 6 Desarrollo: la inteligencia es la primera víctima.

[3] MARX: DIALÉCTICA, HISTORIA Y COLONIALISMOS – https://www.youtube.com/watch?v=lqKWh33Hs7w&t=157s

[4] Dominar en la fe y en la política, proyecto de poder de líderes evangélicos en Brasil – https://rebelion.org/dominar-en-la-fe-y-en-la-politica-proyecto-de-poder-de-lideres-evangelicos-en-brasil/ ;

[5] El avance evangelista en la política latinoamericana – https://rebelion.org/el-avance-evangelista-en-la-politica-latinoamericana/

[6] Cultura de autoayuda y mundo del trabajo: una crítica a la ideología – https://rebelion.org/cultura-de-autoayuda-y-mundo-del-trabajo-una-critica-a-la-ideologia/

[7] Davies, William (2016) La Industria de la felicidad. Cómo el gobierno y las grandes empresas nos vendieron el bienestar. 

Ehrenreich, Barbara (2011) Sonríe o muere. La trampa del pensamiento positivo.

[8] Aspectos económicos de la crisis del COVID-19 (videoconferencia con Éric Toussaint) – https://www.youtube.com/watch?v=tx_qfxgQcPc

[9] Marxismo ecológico: Un primer mapa de la cuestión – https://kaosenlared.net/marxismo-ecologico-un-primer-mapa-de-la-cuestion/

[10] Un sistema financiero mundial ultraparasitario que cuenta con una protección inquebrantable – https://rebelion.org/un-sistema-financiero-mundial-ultraparasitario-que-cuenta-con-una-proteccion-inquebrantable/

[11] La coyuntura y las luchas integradoras anticapitalistas –   https://www.youtube.com/watch?v=n1L72XL0iZU&t=0s

[12]La ultraderecha amenaza a periodistas en República Dominicana – https://www.dw.com/es/la-ultraderecha-amenaza-a-periodistas-en-rep%C3%BAblica-dominicana/a-18817934

[13] La civilización de la angustia. Sobre cuarta ola y salud mental – https://www.cuartopoder.es/ideas/2021/01/28/la-civilizacion-de-la-angustia-sobre-cuarta-ola-y-salud-mental/

[14] La gripe española de 1918 y el ascenso del nazismo: tomen nota – https://blogs.publico.es/juantorres/2020/05/22/la-gripe-espanola-de-1918-y-el-ascenso-del-nazismo-tomen-nota/

[15] Comunismo o caos – https://rebelion.org/comunismo-o-caos/

[16] Contagio social: lucha de clases microbiológica en China – https://www.sinpermiso.info/textos/contagio-social-lucha-de-clases-microbiologica-en-china

[17] El fenómeno youtuber y la extrema derecha – https://kaosenlared.net/el-fenomeno-youtuber-y-la-extrema-derecha/

[18] TODA FAKE NEWS ES POLÍTICA – https://carasycaretas.org.ar/2020/11/05/toda-fake-news-es-politica/

[19] Manual de instrucciones para identificar los bulos de la covid-19 – https://theconversation.com/manual-de-instrucciones-para-identificar-los-bulos-de-la-covid-19-151605

[20] 21 preguntas para una pandemia – https://ctxt.es/es/20201201/Politica/34517/casandra-greco-covid-vacunas-neoliberalismo-pandemia-pobreza.htm

[21] ¿Quiénes Son Realmente Los Responsables De La Segunda Ola Del Covid-19 En RD? – http://www.movimientocaamanista.com/?p=3754

[22] La COVID-19, el sentido común y la política (I de III) – https://rebelion.org/la-covid-19-el-sentido-comun-y-la-politica-i-de-iii/

[23] Esto se hizo evidente cuando comprobamos como en un lapso aproximadamente de 2 meses ya el virus se había propagado en el mundo entero. En el pasado lejano para que un virus recorriera distancia largas, distantes y países diferente tenía que ser medido en años.

[24] Pandemia: un costo que la agroindustria está dispuesta a pagar – https://vientosur.info/pandemia-un-coste-que-la-agroindustria-esta-dispuesta-a-pagar/

[25] Pandemia: un costo que la agroindustria está dispuesta a pagar

[26] ¿Debemos preocuparnos por la nueva variante del coronavirus? – https://theconversation.com/debemos-preocuparnos-por-la-nueva-variante-del-coronavirus-152411

[27] ¿Debemos preocuparnos por la nueva variante del coronavirus?

[28] Cómo los dogmas neoliberales están obstaculizando la resolución de la pandemia – https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2021/02/03/como-los-dogmas-neoliberales-estan-obstaculizando-la-resolucion-de-la-pandemia/

[29]Coronavirus y cuarentena en Argentina – https://rebelion.org/coronavirus-y-cuarentena-en-argentina/

[30]Bolsonaro dice que el coronavirus es una “gripecita” y rechaza el confinamiento – https://www.20minutos.es/noticia/4203805/0/bolsonaro-dice-que-el-coronavirus-es-una-gripecita-y-rechaza-el-confinamiento/

[31]Camas de hospital por habitante de República Dominicana – https://www.indexmundi.com/es/republica_dominicana/camas_de_hospital_por_habitante.html

[32] Rosero-Bixby, L. (2020). Matemáticas de la tasa R de Covid-19 desde la demografía – https://ccp.ucr.ac.cr/documentos/portal/tasa-r-covid-19/R-Mate.pdf

[33] Esa tasa o razón no es para nada fantasiosa o descabellada pues de acuerdo a los datos oficiales del gobierno dominicano en Junio del 2020 cuando estabamos aplicando la “re-apertura económica” tuvimos 15,815 nuevos caso positivos confirmados y en Julio fueron 38,028 nuevos casos positivos confirmados, o sea, en un lapso de 30 dias el Covid-19 tuvo la capacidad más que duplicarse y debemos tener en cuenta que se estaban aplicando las medidas de contención para evitar su avance dígase, mascarillas, toque de queda, distanciamiento social, etc.

[34] Estimación de la mortalidad de la COVID-19 – https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/333857/WHO-2019-nCoV-Sci_Brief-Mortality-2020.1-spa.pdf

[35] 21 preguntas para una pandemia

[36] La libre pandemia se autorregula – https://modernidadespeculativa.wordpress.com/

[37] Analisis #157 https://data2go.do/covid-19/

[38] Medidas científicas, medidas ideológicas – https://cienciamundana.wordpress.com/2020/11/08/medidas-cientificas-medidas-ideologicas/

[39] El Covid-19, la democracia y el Grupo de Lima – https://atilioboron.com.ar/el-covid-19-la-democracia-y-el-grupo-de-lima/

[40] ¿Sobrevivirá el pensamiento crítico a la pandemia? – https://rebelion.org/sobrevivira-el-pensamiento-critico-a-la-pandemia/

[41]Boletin #323 https://coronavirusrd.gob.do/wp-content/uploads/2021/02/Bolet%C3%ADn-especial-323-COVID-19.pdf

[42] ¿Cuál es la disponibilidad hospitalaria para el COVID-19 a nivel público y privado en República Dominicana? – https://www.diariolibre.com/actualidad/salud/cual-es-la-disponibilidad-hospitalaria-para-el-covid-19-a-nivel-publico-y-privado-en-republica-dominicana-AC23569191

[43] ¿Cuál es la disponibilidad hospitalaria para el COVID-19 a nivel público y privado en República Dominicana?

[44] El SARS-CoV-2 cambia su alineación inicial: ¿podrán las vacunas ganar el partido? – https://rebelion.org/el-sars-cov-2-cambia-su-alineacion-inicial-podran-las-vacunas-ganar-el-partido/

[45] El SARS-CoV-2 cambia su alineación inicial: ¿podrán las vacunas ganar el partido?

[46] Covid y pequeña burguesía empobrecida: un análisis social del negacionismo – https://kaosenlared.net/covid-y-pequena-burguesia-empobrecida-un-analisis-social-del-negacionismo/

[47] Covid y pequeña burguesía empobrecida: un análisis social del negacionismo

[48] Miedo a la Libertad – http://www.movimientocaamanista.com/?p=452

MC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *